DEFINICIÓN DE VISIÓN

El 80% de la información sensorial que recibimos es a través de la vista. La cantidad de información que nos llega a través de la visión es tan grande que el sistema visual no está aislado e influye en todo el organismo, tanto que desde el punto de vista físico como intelectual.

Hay que distinguir entre vista y visión. Podemos tener unos ojos sanos, que capten la información luminosa. Eso sería ver bien. Pero la visión es un sistema mucho más complejo, consecuencia del análisis y el procesamiento de la información que el ojo y los otros sentidos envían al cerebro.

Además del ojo, el cuerpo humano tiene otras entradas sensoriales, como el equilibrio o el oído, que también aportan información al sistema visual y contribuyen a tener lo que consideramos una buena visión, que va a depender de un buen estado del ojo y de las vías y estructuras cerebrales que utilizamos para procesar la información visual.

¿QUÉ ES LA BUENA VISIÓN?

Es la capacidad de identificar, interpretar y comprender lo que vemos, teniendo diferentes habilidades: agudeza, movilidad ocular, cambio de distancia focal, la binocular dad, visión periférica, percepción visual. Diferenciando lo que son problemas de origen refractivo (miopía, hipermetropía, astigmatismo…) que pueden compensarse con una corrección óptica, de los problemas de procesamiento de la información visual que pueden impedirnos tener una visión correcta.

Entendemos, pues, por buena visión:

1. La capacidad para ver el detalle mas pequeño (claridad).
2. La capacidad de leer o de usar los ojos durante largos periodos de tiempo sin fatiga, de tener una buena coordinación ocular (confort).
3. La habilidad para analizar e interpretar los estímulos visuales (habilidades de procesamiento visual).

info